La Anemia, Un enemigo silencioso durante el embarazo

En la actualidad es común que las embarazadas sufran de algunos síntomas adversos que pueden complicar la gestación y comprometen su salud a largo plazo. Tal es el caso de la subestimada pero mortal anemia.

La disminución desproporcionada de glóbulos rojos sanos en el organismo, ligado a la mala alimentación desfavorecen a la mujer embarazada; ya que perjudica su bienestar y el de su bebé.

A pesar de que muchas partes del cuerpo humano ayudan a producir glóbulos rojos, la tarea principal viene de la médula ósea, que forma parte del tejido blando central que produce las células sanguíneas.

Lo normal es que los glóbulos rojos sanos duren entre 85 y 120 días en el organismo para que algunas partes claves del cuerpo depuren las viejas células sanguíneas, entonces viene el trabajo fundamental de la hormona llamada eritropoyetina que se producen desde los pulmones y contribuye enviando señales a la médula espinal para producir mayor cantidad de glóbulos sanos.

Entonces, la hemoglobina que transporta oxigeno vital a los glóbulos rojos hace su trabajo y les ofrece su color. Pero, esto no ocurre con las persona anémicas. La vitaminas, nutrientes y minerales que requiere el cuerpo humano para producir los glóbulos rojos requeridos por el organismo  son escasas, entonces  el ácido fólico, la vitamina B12  y el hierro que exige el cuerpo para funcionar son deficientes.

Señales de alerta para las embarazadas

anemia en el embarazo

La semana 20 de gestación es una de las más susceptibles para diagnosticar esta condición en la madre. Sin embargo, muchas mujeres embarazadas podrían tener cierto grado de anemia que quizás no es perjudicial.

Usted debe estar atenta ante los siguientes factores anémicos para controlar con ayuda de su médico obstetra de confianza:

  • Ferropénica: Ocurre especialmente durante el último trimestre del embarazo y  el feto toma los glóbulos rojos de la madre para su crecimiento, lo que afecta considerablemente si la madre no tiene “buena fuente” en su médula ósea.

Los especialistas en medicina recomiendan a las embarazadas llevar una nutrición adecuada con alimentos abundantes en hierro para evitar las anemias por ausencia del mencionado mineral.

  • Gravídica: El volumen sanguíneo aumenta hasta en un  50% en el cuerpo de la mujer, por ello la reserva de glóbulos rojos en su cuerpo disminuye, pero a menos que sea demasiado los especialistas no la consideran peligrosa.
  • Por deficiencia de ácido fólico: La vitamina B12 funciona en conjunto con el hierro para formar nuevos glóbulos rojos en el organismo de la mujer, por lo que la deficiencia de ésta en el organismo acelera el riesgo de dar a luz a un bebé con problemas congénitos.

Los obstetras sugieren constantemente la ingesta se ácido fólico antes, durante y después del embarazo para evitar complicaciones en la salud de la mujer.

Pero, hay un caso especial de mujeres falciformes que tienen una enfermedad heredada y por consiguiente produce constante dolor y anemia crónica. Esta no surge durante la época del embarazo, sino que la mujer ya la posee y desafortunadamente sus embarazos suelen ser de alto riesgo desde el principio hasta el final.

La nutrición es vital durante la gestación

anemia

En muchos casos la anemia es causada por la mala nutrición antes y durante el embarazo, por lo que los especialistas recomiendan ingerir suplementos vitamínicos para mantener a la anemia fuera de vista y así el bebé crezca totalmente saludable y libre de riesgos.

Usted también puede realizar una dieta a base de alimentos ricos en hierro y vitamina B12 que le van a favorecer en la producción de glóbulos rojos sanos, ingiriendo alimentos fáciles de conseguir en el mercado como las legumbres, las papas con su respectiva concha, el brócoli, vegetales de color verde, panes y cereales fortificados.

Muchas personas acuden a las opciones de fuente animal como el hígado, pero en el caso de las embarazadas están expuestas a la ingesta de un volumen alto de vitamina A presente en este alimento que según los médicos puede causar defectos congénitos de nacimiento en el feto.

Otra opción bastante recomendable es consumir alimentos ricos en vitamina C, ya que ayudan a que el organismo absorba mejor el hierro de alimentos no animales.

Ante el aumento de volumen sanguíneo durante la época del embarazo la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja a las mujeres  duplicar el número de visitas en el control prenatal para evitar complicaciones durante el parto, pues según las cifras oficiales solo el 64% de las mujeres visita al menos cuatro veces el consultorio obstétrico a lo largo de su gestación.

Según la OMS para finales de noviembre del 2016 unos 2.7 millones de niños (as) murieron  en sus primeros 28 días de vida por la falta de asesoría médica y el debido tratamiento en las complicaciones gestacionales como en el caso de la anemia.