Cuándo hacer un Test de Embarazo

En un escenario en el que se presentan muchas dudas acerca de la posibilidad de estar en presencia de un embarazo, muchas parejas se preguntan acerca del momento ideal para hacer uso de un test de embarazo comprado en farmacias. Aunque pueda ser motivo de futura alegría o angustia, lo mejor es que ambos sepan lo antes posible si realmente están en camino o no de ser padres.

Es importante saber de primera mano a qué se le llama comúnmente un test de embarazo, ya que muchas parejas adquieran una de estas pruebas sin ni siquiera hacer tenido entre sus manos estos dispositivos, ni saber con precisión de qué se tratan ni cómo deben usarse para que el resultado que ofrezca sea 100 % efectivo, confiable y que despeje de todas las dudas.

Es por eso que lo mejor que puedes hacer tú y tu pareja es buscar papel y lápiz y tomar nota de cuándo es el mejor momento para adquirir y usar un test de embarazo; así como la mejor manera de usarlo para garantizar su buen uso y confiable resultado.

¿En qué momento hacer el test de embarazo?

Aunque hay momentos evidentes para usar una prueba de embarazo, como después de tener relaciones sexuales sin haber usado protección alguno de los miembros de la pareja, existen pautas precisas que te ayudarán a saber el momento exacto para garantizar que el resultado sea verdadero y no se vea alterado por cuestiones temporales:

El tiempo de uso del test

Son muchas las parejas que creen que un test de embarazo dará sus resultados certeros el día después de haber tenido relaciones sexuales sin haberse protegido y lo cierto es que es este uno de los errores más comunes y más graves que se pueden cometer cuando de este tipo de pruebas se trata.

El mejor momento para usar una de estas pruebas en después de la segunda semana de haber mantenido el contacto sexual, ya que es entonces cuando se puede detectar con mayor seguridad la hormona HCG, presente solo en las mujeres que están embarazadas.

Es por eso que debe evitarse usar estas pruebas en los primeros ocho días de la sospecha del embarazo, ya que posiblemente arrojará un resultado negativo. Aunque se cree que la hormona ya se libera en el cuerpo de la mujer después del sexto o séptimo día, lo cierto es que para garantizar mayor seguridad puedes hacer la prueba después de la segunda semana.

La hora del día para usar la prueba de embarazo

Aunque muchos creen que este tipo de pruebas detectoras de embarazos pueden usarse en cualquier momento del día, es cierto que existe un pequeño truco relacionado con las horas del día para garantizar que el resultado sea más que confiable, tanto para ti como para tu pareja.

La mejor hora para poner en práctica esta prueba es por la mañana, justo después de haberte levantado de la cama. En este momento es cuando debes tomar el test de embarazo e ir al baño a usar la primera orina del día para descartar o certificar si estás o no embarazada.

Esta recomendación se debe a que la concentración de la hormona del embarazo, también conocida como hormona HCG, es mucho mayor por la mañana, en ayunas, que a lo largo del día, cuando ya se han consumido sustancias ricas en azúcares como el café o algún postre.

Una recomendación que no está de más sobre cuándo usar estos test de embarazo es que no bebas muchos líquidos la noche anterior a cuando planeas usar la prueba de embarazo, ya que así la orina perderá su concentración y le será más difícil al test detectar los niveles de la hormona que te informa sobre el posible nacimiento de un futuro miembro en el hogar.

Cuándo NO hacerlo

Por oposición, debes evitar hacer una prueba de embarazo en casa cuando no sigas las recomendaciones anteriores: cuando no estés dentro del rango de las semanas ideales recomendadas, así como a la hora del día que te aconsejamos poner en práctica. Sin embargo, toma nota de estos consejos para no hacer una prueba y obtener resultados errados:

  • Si estás tomando algún medicamento recetado por tu médico de confianza para la infertilidad entonces es posible que se vea afectada la prueba de embarazo que realices, ya que este tipo de medicamentos puede alterar los niveles de la hormona HCG en el cuerpo de la mujer.
  • La prueba de embarazo es mejor realizarla lejos del periodo menstrual, cuando ya no se presente ningún sangrado vaginal. Procura hacer la prueba con un rango de unos tres días antes o después del sangrado final.
  • La prueba de embarazo debes evitarla hacerla después de la semana 12 ya que para entonces los niveles de la hormona del embarazo HCG disminuyen drásticamente, por lo que es muy posible que la prueba arroje un falso negativo, pues en verdad puedes estar en presencia de un embarazo.
  • No debes preocuparte con medicamentos como antibióticos o píldoras anticonceptivas, ya que estas no afectan los niveles de la hormona del embarazo y por ende no serán motivo de preocupación al momento de usar un test de embarazo.

Cómo hacer el test de embarazo

Ahora que sabes cuándo es el momento ideal para que te realices una prueba de embarazo en casa ten en cuenta que debes seguir estos pasos para garantizar que la prueba se lleve a cabo sin interferencias indeseadas.

1

Al levantarte ve directamente al baño para hacer la prueba con la primera orina que expulsas en el día. Es entonces cuando deberás abrir tu test de embarazo. Revisa la fecha de vencimiento del mismo, pues a veces ciertos test que son viejos pueden no resultar tan efectivos al momento de detectar o descartar un embarazo.

2
Para usar la prueba tienes dos opciones: dejas caer la orina directamente sobre la zona de recepción de la prueba para que te dé el resultado; o por otra parte puedes orinar en un recipiente que hayas limpiado previamente y que esté libre de humedad. Posteriormente introduces la prueba de embarazo en la orina y esperas el tiempo indicado hasta que arroje el resultado.

3
Solo te queda comprobar si estás o no embarazada. En este caso el resultado que arroje el test depende de la presentación del producto que adquieras, ya que algunos indican el resultado por coloración, por líneas o por indicación directa a un espacio señalado como embarazo positivo o negativo.