La trombosis y el embarazo

1 ES UN COÁGULO EN UNA VENA

La trombosis es un coágulo de sangre que se forma en el interior de un vaso sanguíneo, y que obstruye la circulación sanguínea. El trombo surge porque por algún motivo se altera el correcto proceso de coagulación de la sangre, que en condiciones normales representa un mecanismo de defensa contra las hemorragias.

2 SI SE FORMA EN EL PULMÓN, ES MUY GRAVE

El trombo generalmente se genera en las venas de las piernas. Pero también puede formarse en las de un pulmón, lo que supondría un grave riesgo para la madre y, por lo tanto, para el niño. De hecho, en la actualidad, la trombosis pulmonar es la primera causa de muerte en las mujeres embarazadas en el mundo desarrollado.

3 EN EL EMBARAZO HAY MÁS RIESGO

Existe hasta cuatro veces más riesgo de que aparezca una trombosis en una mujer embarazada frente a una no embarazada. El motivo es que en la gestación la sangre se coagula más, como un mecanismo de defensa de la propia naturaleza, para que la mujer no pierda al bebé. Pero es un equilibrio muy sofisticado y complejo del organismo, porque  si la balanza se inclina hacia un estado de excesiva hipercoagulabilidad pueden aparecer esos coágulos y la mujer sufrir una trombosis.

4 LAS HORMONAS Y EL PESO DE ÚTERO LA FAVORECEN

En la formación de trombos también influye otra circunstancia: con el embarazo, por la acción de las hormonas y del peso de la tripa, las venas de las piernas se ensanchan y las válvulas que hacen que la sangre “suba” hacia el corazón (una tarea difícil dado que va en contra de la ley de la gravedad) son menos eficientes, por lo que la sangre tiende a estancarse y formar la conocidas varices.

5 CON ANTECEDENTES FAMILIARES MÁS PELIGRO

Hay mujeres con un riesgo mayor a padecer trombosis porque tienen algunos factores de riesgo:
Mujeres con familiares directos que han padecido una trombosis.
Las mujeres que antes de quedarse embarazadas o en una gestación anterior ya sufrieron algún otro episodio de trombosis.
Mujeres obesas y/o fumadoras.

6 LOS SÍNTOMAS SE CONFUNDEN

No siempre es fácil que la mujer pueda sospechar que sufre una trombosis, ya que muchos de los síntomas son comunes en el embarazo, como la hinchazón de las piernas o sentirse fatigada. De ahí la necesidad de que el médico vigile atentamente ante cualquier aumento de esta sintomatología.

7 SI UNA PIERNA SE ENROJECE, ACUDE AL GINECOLÓGO

Si notas que una pierna está muy roja o notas dolor en un muslo o pantorrilla puede ponerte en sobreaviso de la existencia de una trombosis venosa. También, si notas que te falta el aire, dolor en el pecho o dolores de cabeza fuera de lo normal debes acudir al médico. Si sospecha algo te recomendará una ecografía Doppler (es inofensiva para el bebé). Con ella podrá estudiar si el torrente sanguíneo circula en buenas condiciones o si algún coágulo o trombo lo dificulta.

8 PARA PREVENIR: USA MEDIAS DE COMPRESIÓN

Son incómodas, es verdad, y difíciles de poner, pero son una buena medida para prevenir que se formen trombos en las venas de las piernas. Estas medias (normalmente de venta en farmacias y parafarmacias) ejercen una presión sobre todo en la zona del tobillo y la pantorrilla y así se disminuye el tamaño de los vasos y zse evita así que la sangre quede estancada en vasos demasiado dilatados. También conviene hacer un ejercicio suave, como nadar, dar paseos frecuentes, porque así favoreces que la sangre “circule”, y poner las piernas en alto.


9 HAY TRATAMIENTOS SEGUROS

Una de las medidas cuando se sospecha que existe un riesgo de trombosis es recetar heparina de bajo peso molecular inyectada. Esta medicina debe mandártela el médico, incluso se suele recetar cuando la embarazada debe hacer reposo absoluto durante mucho tiempo. La heparina es una sustancia natural de la sangre que interfiere con el proceso de la coagulación sanguínea. Es un medicamento seguro, ya que no atraviesa la placenta, en cambio los anticoagulantes orales están contraindicados en el embarazo

10 MÁS RIESGO CON REPRODUCCIÓN ASISTIDA

La mujer que se queda embarazada con un tratamiento de reproducción asistida tiene 10 veces más riesgo de trombosis. Además, si para el tratamiento se ha sometido a una hiperestimulación ovárica y sufre síndrome de hiperestimulación ovárica (una complicación grave) el riesgo es hasta 100 veces mayor. También se ha observado que en estos casos, la trombosis se da más en el primer trimestre y afecta a los pulmones, de ahí la gravedad. La razón parece residir en el tratamiento hormonal previo, pero se desconoce si influyen otros factores.