Movimientos fetales: La esperada llegada del bebé.

Toda mujer embarazada espera con ansias la llegada de su bebé, es la emoción de traer a un hijo al mundo, después de nueve meses con experiencias únicas, ansiedad, cambios en el cuerpo y lidiar con síntomas como náuseas (se desconoce por qué suceden durante el embarazo, pero es probable que ocurran debido a los cambios físicos), y otros como hinchazón o cansancio.

Sin embargo, a pesar de los efectos secundarios que conlleva este periodo nada se le compara a convertirse en madre, el más puro amor incondicional, y la emoción aumenta a medida que pasen las semanas, cuando la mujer empieza a sentir las pataditas de su pequeño, lo que se conoce como movimientos fetales.

¿Qué significan estos movimientos para la madre? 

movimientos-fetales

Es un momento significativo para toda futura madre porque es la manera en que puede percibir a su hijo, y pasa a ser como un método de monitorización por ella misma. Del mismo modo, indican que el desarrollo neuromuscular fetal está siendo favorable, así como también el bienestar del bebé y sus primeros signos de vida en el vientre materno.

Por otra parte, existen variables en que unas mujeres los perciban más que otras, ya que cada cuerpo es diferente. Igualmente, se les aconseja que durante el embarazo sepan el patrón de movimiento que tiene su bebé (puede variar el ritmo y la intensidad), como se modificará durante la gestación y cuándo deja de ser normal la disminución de su actividad o movimiento, por ello se necesita supervisión médica constante.

¿Por qué el bebé se mueve en el vientre materno? 

El feto debe moverse para estirar los músculos y extremidades que se le han formado, son muy comunes los giros y patadas; y puede tener más niveles de energía estimulados por el ruido.

¿Cuándo comienzan a sentirse los movimientos?

Comienzan a sentirse en el cuarto mes de embarazo, y se hacen notar al sentarse, descansar o cambiar de postura. El feto los hace inconscientemente golpeando el útero de la madre con sus piernas y brazos; es importante resaltar, que los movimientos que hace son involuntarios. Además, mientras más avanzado sea el periodo de gestación, serán más predecibles; y su nivel de actividad puede variar por algunos factores como el cansancio de la mujer o si tiene estrés emocional.

Generalmente estos movimientos aparecen después de la concepción a partir de la semana 16 o 21, si es el primer embarazo de la madre pueden llegar a sentirse desde la semana 25, y en el caso de mujeres delgadas pueden notarse antes de la semana 21, esto depende de la persona porque cada cuerpo es diferente.

¿Qué se siente cuando se mueve el bebé?

Estos movimientos suelen ser descritos por las futuras madres o los asocian como tics nerviosos, mariposas, palomitas de maíz reventando, movimientos de rotación, un pez nadando o burbujas que explotan. Las madres primerizas suelen confundirlos con gases, pero al avanzar la gestación se les hace más fácil identificarlos.

 ¿Qué tan frecuentes son?

Al comenzar el embarazo serán escasas pataditas, el movimiento del bebé se siente en algunas ocasiones, y hay días en que la mujer no sentirá ninguno. Se debe tener un seguimiento de los movimientos del bebé dentro del útero materno en el transcurso de los días; estos son más regulares a partir del tercer trimestre y se vuelven más constantes y notorios. Además, a medida que se va desarrollando el feto sus pataditas son aún más fuertes. También sucede que se confunden con gases o hambre, pero en el progreso de la gestación la madre podrá notar la diferencia.

¿Los movimientos del bebé disminuirán cuando queden pocas semanas de embarazo?

La respuesta es que no, cuando el bebé crece ocupa cada vez más espacio en el útero materno. Por lo tanto, sno son menos frecuentes, al contrario, se pueden incrementar debido a que se ha hecho más fuerte durante el tiempo de gestación.

¿Qué debería hacer si no percibo los movimientos de mi bebé?

movimientos del bebe

 

Es muy común la preocupación de las mujeres sobre las pataditas de su bebé. Pero este no debe ser motivo de angustia o ansiedad en ellas; es completamente normal no percibirlos si tiene una vida muy ocupada, estrés acumulado, o no ha enfocado su concentración en su vientre.

Al mismo tiempo, hay que prestar atención a esto para que no sea un caso de defectos en la salud del bebé. Si la madre ha estado llevando un seguimiento constante de los movimientos de su hijo y observa una desviación en el control que lleva debe acudir a su médico.

Es importante resaltar que, al no sentir 10 movimientos en un plazo de 2 horas, puede intentarlo más tarde ese día, si al seguir intentándolo todavía no consigue sentir 10 movimientos en otras 2 horas tiene que consultar al médico para confirmar el bienestar del bebé.

Existen algunas alternativas que pueden estimular los movimientos fetales, como, por ejemplo: recostarse en una posición sobre el lado izquierdo, colocar música, masajes, y consumir alimentos que produzcan altos niveles de glucosa como chocolates, dulces, y frutas.

¡No se trata solo de sentir, sino de poder ver sus movimientos también!

Esto es posible mediante las ecografías que se le toman al bebé, en su mayoría finalizando el embarazo. En estas se pueden ver sus movimientos suaves y espaciados que no se perciben en el vientre, como cuando se chupa el dedo.

Hoy en día existen las ecografías en dimensiones 3D y 4D, que le dan la oportunidad a la futura madre de ver específicamente como sonríe su bebé, sus gestos, o incluso si llega a fruncir el ceño.

Lo más importante

El bienestar del bebé, los movimientos fetales son el indicador de que el feto goza de una salud óptima para su desarrollo. Cada mujer posee cualidades diferentes que la hacen única, y ningún organismo funciona igual en el periodo de gestación, hay semejanzas en los síntomas y efectos secundarios, pero no hay embarazos que sean iguales.