La Sínfisis Púbica ¿Común en las embarazadas?

La mujer embarazada atraviesa por varios cambios físicos que suelen ser incómodos y hasta dolorosos. En el último trimestre del embarazo está expuesta a sufrir de Sínfisis Púbica donde la porción frontal de la pelvis y la articulación del centro de ese hueso es poco flexible al peso y estiramiento al que está expuesto durante la etapa gestacional.

El cuerpo de la mujer segrega en el embarazo hormonas como la progesterona y la relaxina las cuales permiten a los huesos y articulaciones mayor flexibilidad, entonces el hueso pélvico puede expandirse y permitir al bebé mayor espacio durante el parto.

Los huesos ilíacos (Pelvis) en su terminación con el pubis están conectados de manera que los huesos de la cadera sean estables, normalmente están cubiertos de una gran cantidad de ligamentos que pueden verse afectados durante la etapa del embarazo y por eso producir mucho dolor en esa zona.

A mayor presión de los nervios y de las articulaciones puede crecer el bebé y esto precisamente es lo que causa el dolor en la mujer. A continuación daremos una serie de recomendaciones y datos importantes que le ayudarán a mejorar esta condición y le permitirán llevar de manera más placentera su embarazo.

Usualmente esta condición surge en mujeres que no tienen lesiones ni alteraciones previas. Es también conocida como diastasis y repercute gravemente en el dolor crónico pélvico, los expertos en obstetricia han determinado en la última década que al menos el 85% de las embarazadas experimenta esta situación.

Este problema es serio e incluso puede llegar a invalidar a la futura mamá durante la etapa de gestación. Desde el tercer trimestre de embarazo cuando comienza la ganancia de peso y la pérdida del equilibrio el malestar puede empeorar.  Las posiciones básicas de descanso y posturas se tornan incomodas y la situación es limitante a nivel físico.

¿Cómo aliviar el problema de Sínfisis Púbica?

Sínfisis Púbica

Las fajas especiales o comúnmente conocidas como cinturones pélvicos son los más recomendables en estos casos. También puede realizar ejercicios específicos en el área afectada sugeridos por su médico o fisioterapeuta, en los casos de gravedad es urgente realizar intervención quirúrgica.

Hasta la fecha los especialistas en medicina desconocen las causas de estos dolores pero se dice que pueden deberse a problemas de origen postural y hormonal. Vienen acompañados por fuertes dolores en las caderas y la parte baja de la espalda.

El reposo en cama siempre será una buena opción como tratamiento ante esta condición médica. Sin embargo, es importante diferenciar en qué etapa de su embarazo se produce el dolor agudo y cuál es su localización exacta.

Prevenciones que tomar en cuenta

dolor de pelvis en embarazo

  • Debe cuidar con extrema delicadeza su postura física.
  • Evite llevar sobrepeso, incluso si se trata de vestimenta.
  • Al ponerse ropa, es recomendable hacerlo desde la cama, acostada.
  • Estar en movimiento es lo ideal, pero tomando en cuenta que cada mujer tiene su ritmo.
  • La natación es un ejercicio físico bastante recomendable y saludable para sobrellevar el problema.
  • El tipo de calzado que utilice también tendrá un papel crucial en el tratamiento, debe ser cómodo.
  • Evite permanecer mucho tiempo de pie y cuando tome asiento no cruce las piernas.
  • No puede realizar oficios del hogar cotidianos como pasar la mopa, limpiar la cocina o planchar.
  • Trate de realizar descansos durante el día con intervalos de 20 minutos.
  • Bajo cualquier circunstancia evite cargar peso o hacer ejercicios que generen presión en el área pélvica.
  • Si siente mucho dolor puede aplicar en la zona frio con hielo o calor corporal para aliviar la presión.
  • La zona de la ingle (zona interna del muslo) es la más afectada.
  • El ritmo del caminar cambia, notará que debe caminar con los pies hacia afuera como las aves para apaciguar el dolor.

¿Es normal la condición?

Como la condición suele ser anormal en la primera etapa del embarazo, los médicos sugieren descartar problemas como el aborto espontaneo o el embarazo ectópico. Ante esto no es recomendable entrar en desespero, pues hay otras causas como las infecciones urinarias que podrían afectar.

A partir del sexto mes de embarazo es cuando la mujer tiene mayor predisposición de sufrir este problema, si se complica la situación el bebé podría estar expuesto a sufrir mayor aumento de peso y talla.

El nervio ciático (comienza en la pelvis, va hasta la parte superior de los muslos por los cuales continúa y se divide en dos pequeñas ramas) y usualmente los jugadores de fútbol y las bailarinas sufren de la distensión de este nervio por la sobrecarga interna del muslo (abductores), las embarazadas también padecen este problema que viene de la mano con las alteraciones en la zona del pubis.

Le recomendamos realizar ejercicios físicos regulares que le ayuden a sobrellevar los dolores producidos por la Sínfisis Púbica. Realizar estiramientos y movimientos suaves siempre serán