Vitaminas prenatales como método para mayor absorción de nutrientes

La alimentación en la mujer embarazada debe ser completamente sana y balanceada, pero a pesar de esto es importante tomar en cuenta que se requiere de un comodín para que la absorción de nutrientes sea adecuada para el desarrollo del bebé.

Casi la mayoría de minerales y nutrientes necesarios están cubiertos con la ingesta de alimentos ricos y equilibrados en vitaminas y carbohidratos, pero en los últimos 20 años los médicos especialistas han recomendado los suplementos vitamínicos como una opción para completar el trompo alimenticio que incluya yodo y acido fólico.

Vitaminas prenatales

Esta comprobado científicamente que éstos reducen el riesgo de embarazos con alta peligrosidad y prematuros. Hay que tomar en cuenta que estos no son sustitutos de una buena dieta saludable y ante esto los obstetras siempre recetan una dieta basada en comidas abundantes en verduras, cereales, frutas, pescado y carnes magras.

¿Cómo se debe tomar?

Usualmente estos suplementos vitamínicos se toman a diario, se aconseja tomar a primeras horas de la mañana para que el cuerpo absorba durante el transcurso del día los nutrientes o también puede ser entre comidas.

Hay mujeres que recurren a la automedicación para consumir las vitaminas y esto no está bien porque no todos los suplementos son adecuados para las futuras madres ya que pueden ser peligrosos para su organismo y hasta el de su bebé.

¿Cuándo se necesitan?

embarazo vitaminas

Aquellas mujeres que padecen graves alteraciones en su salud como en el caso de las anemias y la desnutrición leve o severa.

Es recomendable que el suplemento contenga un mínimo de 400 miligramos de ácido fólico con el fin de prevenir cualquier malformación en el feto.

Previo al embarazo se puede ingerir para descartar alteraciones en el hierro y acido fólico del organismo de la futura mamá.

Así que elegir un suplemento vitamínico ideal para su organismo irá de la mano con una supervisión médica exhaustiva, pero hasta la fecha no existen estándares oficiales para detectar o aconsejar a la mujer de los que este debería contener.

En la visita de preconcepción o primera consulta natal el médico le puede recetar un complejo rico en vitamina A con beta-caroteno abundante para fortalecer el sistema inmunológico.

Los suplementos vitamínicos usualmente son de gran tamaño, la tableta cuesta tragarla, por eso muchas mujeres prefieren que les sugieran las grageas de superficies lisas para evitar estos detalles incómodos

A veces tomar mucho hierro produce el temido estreñimiento en el organismo de la mujer embarazada y hasta nauseas, pero hay otras buenas opciones como los jugos de frutas cítricas que pueden ayudar a conseguir los nutrientes complementarios para su organismo sin acudir a pastillas tan grandes y con tanto contenido vitamínico.

Lo que usted no sabía de los complejos vitamínicos…

vitaminas para el embarazo

En esta condición delicada pero feliz para las mujeres en estado de embarazo y ante sus nuevas necesidades nutricionales la vitamina B9, es posiblemente la carga más importante que requiere la futura madre durante su gestación esto para prevenir que el niño venga con defectos de nacimiento con importancia en el cerebro y la médula espinal.

Algunas madres por desconocimiento o descuido obvian los beneficios que la toma de estas píldoras puede traerles a su organismo durante el embarazo y sin supervisión médica culminan su etapa con un parto lleno de dificultades y problemas de salud en el recién nacido.

En Estados Unidos una mujer embarazada promedio consume alrededor de 500 miligramos de polivitamínicos, sin embargo, un 15% de nacimientos viene con defectos congénitos como la espina bífida, retraso mental y parálisis por descuido y mala asesoría médica.

Preste atención a su contenido usual:

  • Hierro: De los nutrientes vitales para las embarazadas, importante para el aumento en la producción de glóbulos rojos del organismo, contribuye al desarrollo muscular de la madre y el bebé, previniendo anemias y bajo peso.
  • Vitamina A: Beneficia la piel y mucosas del bebé, debe ingerirse acompañadas de una carga controlada de vitamina C y B para su correcta absorción.
  • Calcio: Los huesos, dientes del bebé y la madre se fortalecen, además del sistema nervioso, muscular y sanguíneo.
  • Ácido fólico: Viene incluido en la carga de la mayoría de los polivitamínicos para embarazadas y ayuda a prevenir defectos congénitos como espinas bífidas y cerebrales. Es recomendable ingerir al menos 600 gramos diarios de la misma.
  • Magnesio: El nivel del mismo disminuye de forma natural con el embarazo por ello con una carga diaria se contribuye a evitar calambres en el cuerpo, sobre todo en las piernas.

Durante su embarazo es vital que no restringa de ingerir ninguna carga nutricional esencial para su organismo y el de su bebé, esto con el fin de evitar agotamiento físico y hasta cualquier complicación con las infecciones vaginales.