Amniorrexis: cuándo hacer rotura artificial de aguas y cuándo no

Se conoce como amniorrexis el rompimiento de la bolsa de las aguas. Esta rotura puede ser de tipo espontánea o artificial.

Cuando ocurre de forma natural, se da porque el saco amniótico que cubre al feto se comprime y fractura en el momento en el que el niño baja en dirección al canal del parto.

A pesar de que la futura mamá debe asistir al hospital, el rompimiento de membranas no implica que el parto vaya a suceder de inmediato, puesto que cuenta con tiempo para asistir al centro de salud con calma, aún más, si se trata de su primer parto.

¿Puede hacerse como un procedimiento de rutina?

Es importante tener presente que la Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconseja como práctica de rutina la rotura artificial precoz de membranas, sin embargo esto suele hacerse, a veces junto a la administración de oxitocina, con el fin de incrementar las contracciones y, en consecuencia, minimizar el tiempo que dura el parto. No obstante, existen dudas sobre los efectos negativos en la madre y el bebé.

Además, los expertos afirman que no se ha comprobado que existan diferencias entre la aplicación de este procedimiento de modo rutinario junto al uso de la oxitocina, en contraste con la forma tradicional de manejar la primera fase del parto, en lo que respecta al empleo de la epidural, resultados neonatales, tiempo de parto y tipo de nacimiento. En tal sentido, sugieren no llevar a cabo la amniorrexis artificial ni aplicación de oxitocina como procedimiento rutinario en partos vaginales que se desarrollan sin problemas, puesto que esto no aporta mejoría a los resultados.

¿Cuándo debe hacerse de forma artificial?

La OMS advierte que no se debe romper la bolsa a menos que el proceso se detenga por un lapso de unas cuatro horas y en ese caso debe hacerse, previo al suministro de oxitocina que se da otras cuatro horas después.

Además, los especialistas opinan la ruptura artificial de membranas solo se justifica en casos en los que debe extraerse sangre del cuero cabelludo al bebé para medir su pH, procedimiento que debe hacerse en casos en los que sea necesario corroborar el sufrimiento fetal y examinar si se trata de un falso positivo o no. Esto ha demostrado disminuir el número de cesáreas inútiles.

Amniorrexis¿Cuándo no se justifica?

  • Cuando se desea comprobar la apariencia del líquido amniótico: para esto puede hacerse una amnioscopia, sin necesidad de recurrir a la rotura de aguas.
  • Para conseguir el registro de la actividad cardiaca del bebé colocándole electrodos en el cuero cabelludo: en este caso puede usarse un monitor externo y evitar someter a riesgos a la madre y al niño.

¿Qué sucede cuándo se rompe la bolsa?

Cuando esto sucede, el bebé queda con una cantidad menor de líquido amniótico y se corre el riesgo de que los microorganismos que habitan en la vagina y que no tienen posibilidad de ser dañinos allí, consigan una abertura, pudiendo ingresar y generar una infección en las aguas y en el tejido. Ciertas medidas ayudan a evitar que esto ocurra, como por ejemplo no hacer tacto vaginal cuando ha habido rotura de aguas, ya que con el tacto se desplazan las bacterias.

¿Qué consecuencias trae?

Una vez ocurrida la amniorrexis ya no hay vuelta atrás y en un período de 24 horas, como máximo, debe haberse dado a luz del modo que sea.