Lo que debes saber sobre los loquios

Los loquios son la secreción que se expulsa a través de la vagina después del parto, sea este por cesárea o vaginal, a consecuencia de la herida que se produce en el interior del útero luego de desprenderse la placenta. Esto debe a que este órgano fetal se conecta al tejido uterino por medio de vasos sanguíneos que se rompen con la expulsión, causando sangrado.

Suelen confundirse con la menstruación, pero no son lo mismo, ya que lo regular es que el ciclo menstrual se reactive con normalidad después de varios meses del alumbramiento.

¿De qué están formados?

Se constituyen no solo de sangre, sino también de leucocitos y membranas provenientes del útero y la vagina.

¿Cuánto duran?

Lo habitual es que se den por 15 días aproximadamente, sin embargo tanto la cantidad como el lapso de tiempo que duran varía de mujer a mujer. Hay elementos que pueden incidir en un aumento de estos, como dar a luz bebés muy grandes, tener embarazos múltiples, haber tenido otros partos, o un proceso gestacional con abundante cantidad de líquido amniótico (polihidramnios). En cada uno de esos casos la estructura uterina queda más estirada, por lo que se requiere mayor esfuerzo para reponerse y los loquios a menudo se extienden por más tiempo.

Contrariamente, la lactancia ayuda a que duren menos, gracias al fenómeno del reflejo de Ferguson. Esto ocurre cuando la madre ubica al bebé en su pecho y la succión estimula un reflejo en la hipófisis de ella que libera oxitocina. Esta hormona incita al útero haciendo que se contraiga, lo cual beneficia la disminución del sangrado y la recuperación de este órgano, volviendo al estado que tenía antes del embarazo.

Tipos

Por su cantidad, apariencia y contenido pueden distinguirse tres clases:

  • Rojos o rubra: se generan en los primeros tres días. Es un flujo similar al de la menstruación pero mayor. Está constituido de sangre, membranas y mucosidad. Resulta normal expulsar coágulos de gran tamaño.
  • Sanguinolentos: por lo general duran una semana. Son de color rosáceo y contienen sangre, leucocitos y secreción serosa.
  • Alba: es el que habitualmente se prolonga más. Es blanco amarillento y está constituido en gran parte por leucocitos.
Amamantar disminuye loquios
Amamantar disminuye loquios

Consejos

  • Procure descansar y no caminar ni permanecer de pie por mucho tiempo ya que esto aumentará el sangrado.
  • Utilice toallas sanitarias con gran poder absorción.
  • No emplee tampones hasta haber transcurrido al menos seis semanas posteriores al parto, de lo contrario podría contraer una infección al introducir alguna posible bacteria a la cavidad vaginal.

Signos de alerta

Existen circunstancias en las que la madre debe acudir al médico con urgencia ya que pueden implicar anomalías que pongan en riesgo su vida. A continuación te describimos esas situaciones de alerta:

  • Cantidad: si después de los tres días que dura usualmente la etapa de rojos o rubra, se sigue sangrando con intensidad, como si se tratara de una menstruación muy abundante y además se expelen coágulos de gran tamaño.
  • Olor: si el flujo se torna fétido puede deberse a una infección.
  • Fiebre: esto puede ser síntoma de tener alguna infección.