Lo que debes saber sobre la maniobra de Hamilton

Conocida también como desprendimiento de membranas, es un método que emplean los médicos y matronas con la finalidad de inducir el parto.

Consiste en la separación de las membranas que envuelven al bebé, mediante movimientos circulares de los dedos.

Permite estimular el útero, originando con esto la secreción espontánea de prostaglandinas, una sustancia que favorece la dilatación del cuello uterino, ayudando al inicio de las labores de parto, sin tener que recurrir a la utilización de medicamentos.

No se considera perjudicial para el bebé ni para la embarazada, pero solo debe llevarse a cabo cuando la mujer ha alcanzado la semana 40 de gestación y no ha entrado en trabajo de parto.

Riesgos

  • Puede generar un molesto dolor en las horas y días subsiguientes a su aplicación, hasta que se dé el alumbramiento.
  • Existe posibilidad de que rompa de forma prematura la bolsa amniótica, perdiendo en consecuencia el líquido amniótico.
  • Puede darse un fuerte sangrado
  • Hay probabilidades de que se tengan contracciones exorbitantes y muy dolorosas

Se recomienda acudir de inmediato al médico en caso de tener estos signos y síntomas, ya que de lo contrario pudiera comprometerse el bienestar y la salud de la madre y el bebé.

¿Cuánto tarda en hacer efecto?

Si es efectiva, la madre no debería demorar más de 24-48 horas en iniciar el trabajo de parto.

Lo más común es que de las mujeres comiencen el proceso antes de las 48 horas después la implementación de esta técnica.

Maniobra de HamiltonPrecauciones: debe darse con previo aviso y consentimiento

En la actualidad se han conocido casos en los que las madres denuncian que se les ha practicado esta técnica sin notificado previa e inclusive se les ha hecho antes de la semana 38 de embarazo, no estando el bebé preparado para nacer.

El problema existe cuando el médico le señala a la mujer que le hará un tacto, pero en realidad ejecuta la maniobra, dando como resultado un parto provocado. Por este motivo es importante conversar con el profesional de la salud si va a acudir al empleo de esta técnica para contar con la información adecuada y evitar riesgos y malos momentos.

¿Cómo saber si me han hecho una maniobra de Hamilton?

Comúnmente este procedimiento duele y resulta más molesto que el tacto. Si la embarazada se encuentra en las últimas semanas y el especialista le sugiere hacer un tacto, se recomienda preguntar y estar alerta, a fin de impedir una práctica no consentida.

Alternativas a la maniobra de Hamilton

Algunos especialistas recomiendan el uso de fármacos para inducir el parto, considerándolos más eficaces que este método y basado en que las nuevas presentaciones de prostaglandinas sintéticas resultan más idóneas, no siendo necesario recurrir a la oxitocina (Pitocin) que puede acarrear mayores riesgos.

En todo caso, lo importante es que sea la madre quien elija el procedimiento, teniendo en cuanta los criterios sugeridos por los profesionales de la salud y gozando en todo momento de su derecho a estar informada.