Las bondades del masaje perineal antes del parto

El masaje perineal en el embarazo es la ejecución de movimientos en el área genital con la finalidad de suavizar y ensanchar la piel, para incrementar su elasticidad, beneficiando la circulación de la sangre y reduciendo con esto el riesgo a sufrir lesiones en el parto.

Las matronas recomiendan esta técnica en la semana 34 de la gestación, aplicándose una o dos veces por semana, ya que con esto disminuyen las probabilidades de desgarros y episiotomías (cortes quirúrgicos de la zona que se extiende desde la vulva hasta el ano). Además ayuda a combatir el dolor perineal que se da en el período postparto y también permite a la mujer habituarse a la sensación de estiramiento de esta área del cuerpo, haciéndola más aceptable cuando ocurra al momento de parir.

Importante: ¿qué es el periné?

El periné, perineo o suelo pélvico es la zona del cuerpo que se va desde la parte externa de los genitales hasta el ano, y se halla constituido por músculos y ligamentos que revisten la parte baja de la pelvis.

¿Qué se requiere para la realización de esta técnica?

Se recomienda tener a la mano un aceite natural (oliva, rosa mosqueta, girasol, almendras, entre otros.) o un lubricante de tipo acuoso.

Lo aconsejable es consultar con una matrona, un ginecólogo o algún farmacéutico para la elección del producto más adecuado para tu piel.

Igualmente, debe tenerse un espejo, para ayudar a ver e identificar el área, ya que no siempre se está familiarizada con esa zona del cuerpo y es provechoso observarla para emplear adecuadamente la técnica.

El masaje paso a paso

masaje perineal

Algunas mujeres prefieren que sus parejas se ocupen de hacerles el masaje ya que para ellas es complicado acceder a esa zona, en todo caso, quien lo haga debe tener las manos limpias, las uñas cortas y una total disposición para hacer los movimientos con delicadeza y seguridad, cumpliendo cada uno de los siguientes pasos:

  • Debe adoptarse la posición de semisentada o cuclillas, sin embargo lo más relevante es que la embarazada se halle cómoda.
  • Si se va a hacer automasaje, debe emplearse el dedo pulgar; en cambio si lo va llevar a cabo la pareja, se aconseja el uso de los dedos índice y corazón.
  • Introducir los dedos previamente lubricados en la vagina, penetrando una distancia de 3-4 cm.
  • Hacer presión suavemente hacia abajo, en dirección al ano y después con delicadeza hacia los lados, hasta percibir una tenue molestia o impresión de ardor.
  • Debe mantenerse la fuerza de modo fijo en la entrada de la vagina, hacia el recto o hasta sentir la incomodidad, lo cual sirve para imaginar la tensión que puede experimentar cuando salga la cabeza del bebé.
  • Hay que ubicar los 2 o 3 dedos contrarios en la parte externa, como si se a modo de pinza sostuviera el periné. Luego debe hacerse un movimiento de vaivén por varios minutos.

Es recomendable que esta técnica se realice después de la ducha, o colocarse compresas templadas en el área a fin de que los músculos se relajen. Asimismo, se sugiere vaciar la vejiga antes del proceso.

Contraindicaciones

No debe hacerse si la embarazada tiene alguna de las siguientes condiciones:

  • Infecciones vaginales
  • Lesiones en la vulva o la vagina
  • Riesgo de parto prematuro
  • Ruptura prematura de las membranas
  • La placenta abarca la entrada del cuello uterino de la madre (placenta previa)
  • Tiene prevista una cesárea

Es importante tener presente que en todo momento hay que consultar con una matrona o un médico la pertinencia de esta técnica y los detalles de la misma.