Reflejo de Moro: ¿Qué es el sobresalto de bebé?

También llamado “reflejo del abrazo”, todos los recién nacidos tienen esta respuesta nerviosa activa

Este reflejo aparece en el útero materno y viene desarrollado en el sistema nervioso central, para definirlo de una manera sencilla es el movimiento involuntario que tiene el bebé cuando nace, sintiendo que está cayendo de espalda o en reacción a un ruido intenso.

El cambio en la sensación de gravedad o la pérdida de equilibrio hace que el niño (a) abra sus brazos, se sonroje y rompa en llanto producto del miedo y pánico. Debe su nombre al científico y pediatra austriaco Ernst Moro quien lo examinó y describió en los años cuarenta.

¿Qué es el Reflejo de Moro?

 

Los estudiosos en la materia consideran que el reflejo de moro es una digna representación de un miedo no aprendido de la humanidad, es innato y por lo general viene acompañado del llanto. Normalmente desaparece al tercer o cuarto mes de vida.

Este tiene ciertas características importantes de reconocer:

  • Responde a un sobresalto corporal.
  • Brazos extendidos.
  • Movimientos rápidos.

Este reflejo actúa de la siguiente manera, a nivel visual, auditivo y propioceptivo (sentido que informa al organismo de la posición de los músculos, es la capacidad de sentir la posición relativa de partes corporales contiguas), cuando termina el recién nacido de retraer los brazos hacia el cuerpo, flexiona los codos y se relaja.

Cuando el niño (a) esta acostado con los puñitos cerrados y el pulgar escondido bajos sus dedos con resistencia a acomodarlos, es señal de tensión corporal y en alerta constante, lo que denota el reflejo o sobresalto propio de esta etapa.  Por ello, esto le ayuda en su instinto de supervivencia a no ahogarse a la hora de alimentarse del seno de su madre.

Esté atenta a la hora de su detección…

Su médico de confianza deberá realizar un examen físico exhaustivo al bebé y tomar en cuenta la historia clínica del recién nacido, los antecedentes familiares, de trabajo de parto y nacimiento.

Si el reflejo es lejano, deberá realizar pruebas extra en los músculos y nervios del pequeño. Usualmente se recomienda unos exámenes de trastorno plexo braquial (estructura nerviosa localizada en la base del cuello y el hueco axilar, responsable de la inervación muscular y cutánea del miembro torácico) y radiografías de hombro.

Pero si lo que quiere es saber de forma sencilla, en la comodidad de su hogar si su bebe tiene este reflejo involuntario neonatal debe hacer con extremo cuidado y delicadeza lo siguiente:

  • Acueste al pequeño (a) boca arriba, esto sobre una superficie cómoda y acolchada.
  • Coloque sus brazos sobre el pecho y alce su cabeza y tórax.
  • Deje caer al bebé unos 8 centímetros hacia atrás sobre la mano que lo sostiene.
  • En esta etapa de la prueba la mirada del bebé denotará temor.
  • El niño (a) extenderá sus bracitos con sus pulgares arriba, unos minutos después culmina con sus brazos sobre su pecho.

¡Atención, su ausencia puede denotar problemas!

La ausencia del “reflejo de moro” es sinónimo de problemas, pues podría traer consigo algún daño neurológico y en el primer chequeo pediátrico es posible su detección.  Tome en cuenta que este reflejo involuntario aparece cuando el bebé esta en el útero.

La medula espinal del niño podría estar sufriendo daños, si el bebé mantiene el reflejo de un lado del cuerpo podría acarrear problemas de fractura clavicular o fallas en los nervios del plexo braquial.

Al ser este uno de los movimientos involuntarios que denoten buen desarrollo físico en el recién nacido es normal que desaparezca al cabo de unos tres meses, si esto no ocurre en el tiempo estimado los especialistas en pediatría diagnostican que podría existir lesión estructural de la médula espinal o retraso madurativo funcional en el cerebro.

Por increíble que parezca, el reflejo de moro es una situación poco agradable para el niño (a), para ser más exactos es parecido a caer del quinto piso de un edificio. Por eso al pasar más de diez segundos con el reflejo los bebes rompen en llanto descontrolado. Pero esto forma parte del desarrollo neurológico del bebé.

Para el médico obstetra Kelvin Routh, especialista en el Hospital Universitario Johns Hopkins de Baltimore, Estado Unidos, este reflejo es “algo normal” y cada vez que los bebes lo experimenten lo ideal es solo acariciarlos y que poco a poco retomen su postura de seguridad corporal. “El reflejo de Moro es un movimiento primario que refleja el desarrollo normal del recién nacido, a los 4 meses se termina su ciclo”.

Pero, a la hora de experimentar problemas lo recomendable es acudir a un especialista que descarte los riesgos mencionados en este artículo. Si está embarazada, cuide su alimentación y monitoree cada etapa del proceso para evitar esta y otras circunstancias de salud negativas para usted y su bebé.